Los gatos suelen tener una atracción fatal por las plantas que tenemos en casa. Les encanta mordisquear hojas y a veces jugar con la tierra de las macetas. Esto es totalmente normal para ellos, aunque engorroso para nosotros.

Pero no solo las plantas se ven afectadas cuando el gato aparece en acción. Es importante tener en cuenta que algunas hojas son tóxicas y pueden generar efectos secundarios negativos en tu gatito como síntomas digestivos, dermatológicos, neurológicos, entre otros. Por este motivo, además del destrozo de las plantas y el desorden, lo mejor es enseñarles a mantenerse alejados de la zona verde de la casa.

Existe hierba gatera, que es la que no hace daño a los gatos. Puedes conseguirla en el vivero y plantarla en macetas en las que tu gatito pueda acercarse y comerlas sin problema.

Si tu gato es de esos que no hacen caso, puedes acudir a probar con los olores. Los felinos tienen un sentido del olfato súper agudo, por lo que al sentir un olor que no les gusta suelen alejarse.

Diferentes aromas

Aromas cítricos. Esta es la mejor opción, ya que a la mayoría de los gatos no les gusta y tenderán a alejarse. Se puede rayar cáscara de limón y colocarlas sobre la tierra de las macetas. Esto además de auyentar al felino ayudará como abono natural para tus plantas.

Café o té. Si prefieres el aroma a café o té que el cítrico, te recomendamos picar algunos granos de café o té, colocarlos en bolsitas pequeñas y dejarlas sobre la tierra. Este aroma tampoco les gusta a los gatitos y se alejarán al sentirlo.

Dientes de ajo. Este es la última opción si tu felino es de los insistenes. Se puede triturar ajos, mezclarlos con agua, dejarlos asentar un par de días y rociar las hojitas de las plantas y flores. Esto hará que cuando quiera morder las hojas, no le guste el sabor y lo rechace. 

Plantas que no. Los gatos suelen detestar el cebollín y la citronela, por lo que si quieres puedes acercarlas a tus otras plantas para que se espanten.

¿Cómo evitar que juegue con la tierra?

Coloca piedras sobre la tierra de las macetas y así le será más difícil jugar porque las piedritas serán una barrera para sus patitas.

Si tu gatito sigue teniendo acercándose a las plantas, consulta con un experto para que pueda darte indicaciones específicas sobre tu mascota. Es importante saber que si el gatito es alérgico a alguno de los aromas que seleccionaste, puede tener efectos secundarios, por lo que siempre es mejor consultar con un veterinario.

Si te gustó esta nota, ¡contanos en redes sociales! Podés ver más contenido de interés en nuestro Blog.